Ingestión por Objetos Extraños

Suciedad entrante por el filtro de aire
Es el principal problema de desgaste del turbo. El motor turbo diesel utiliza gran cantidad de aire. Por lo tanto deficiencias en la calidad o no respetar los cambios periódicos de filtros de aire trae aparejado problemas de entrada de tierra en el sistema, erosionando la turbina compresora y el motor.
  • Ingreso de aceite proveniente del venteo del motor
  • Rueda compresora erosionada por ingreso de tierra
  • Objetos extraños provenientes sistema de filtrado de aire

Objetos extraños como pedazos de alambre, tuercas, goma o estopa, que ingresan por descuido durante el montaje del turbo o bien desprendidos del sistema de conductos o carcasa del filtro de aire producen diferentes daños en las turbinas compresoras. Ante una falla de esta naturaleza debe verificarse que el objeto no se haya depositado en el motor.
  • Objeto extraño fino tipo alambre
  • Objeto extraño grueso tipo tuerca
  • Objeto extraño proveniente del motor o múltiple de escape

La turbina de escape puede ser impactada por elementos del motor cuando son expulsados con los gases de escape como por ejemplo: picos de inyector, casquillos de válvulas o carbón acumulado en el múltiple de escape.


Inyección

  • Sobre temperatura de gases de escape: En un motor turbo diesel, la bomba inyectora es la encargada de suministrar el caudal de combustible que el motor puede quemar y ante una excesiva emisión del mismo, el turbo sufre las consecuencias del exceso de temperatura de los gases de escape.
  • Eje quemado por sobre temperatura de gases de escape.
  • Temperatura normal de operación bajo carga.

Lubricación

  • Falta de aceite: La falta de lubricación puede dañar un turbo alimentador en apenas segundos de operación. El eje puede girar a velocidades de 230.000 RPM en algunos modelos, y es por este motivo que el turbo debe recibir una adecuada provisión de aceite, que funciona como estabilizador, lubricante y refrigerante de los componentes internos. Ante la falta de aceite la fricción entre los bujes y el eje genera altas temperaturas y marcas de los bujes sobre el eje, como así también su destrucción.
  • Eje cortado por falta de aceite.
  • Erosión y desgaste por falta de aceite.
  • Caudal de aceite insuficiente: El principal problema ante la falta de presión de aceite entrante en el turbo se relaciona con su función como refrigerante. El calor de los gases de escape se transmite por el eje pero no puede ser disipado por el aceite, como consecuencia del exceso de temperatura el poco aceite entrante se coquifica produciendo agarre de los componentes internos.
  • Formación de carbón en el eje.
  • Sella juntas en circuito de aceite: La rebaba de pegamento formada en el momento del apriete de los conductos de lubricación puede desprender material provocando interrupción del suministro de aceite y la posterior destrucción del turbo.
  • Entrada de aceite obstruida.
  • Aceite contaminado: La calidad del aceite es clave para el buen funcionamiento del turbo. El aceite puede contaminarse debido a la circulación en un motor con desgaste, con suciedad luego del armado o con gasoil producto de problemas en la bomba inyectora.
  • Aceite contaminado con abrasivo.
  • Aceite contaminado con virutas.